[Artículo “La Nueva”] La Logosofía: evolución consciente del hombre

Artículo publicado en el Diario “La Nueva” (Bahía Blanca, 12 de Mayo 2018)

Logosofía proviene de los vocablos “logos”, que significa ciencia y “sofía”, que significa sabiduría. Es la “ciencia de la sabiduría”. Fue creada en el año 1930 por el pensador argentino Carlos Bernardo González Pecotche (1901-1963). Se desempeñó como escritor, humanista, educador, pedagogo, esposo y padre.

La logosofía brinda los conocimientos y un método experimental que habilita al individuo a encauzar y concretar, gradual y conscientemente, las inquietudes de saber y superación que desde siempre alienta el espíritu humano, mediante un proceso de auto perfeccionamiento al que denomina Proceso de Evolución Consciente.

Al mismo tiempo, torna posible el conocimiento de sí mismo, que permite penetrar en los secretos de la propia vida psicológica, mental y espiritual.

Días atrás Daniel Manzor y Santiago Netri brindaron dos conferencias en nuestra ciudad sobre “El conocimiento de sí mismo”, en la UTN y “Cómo enfrentar los problemas y obstáculos de la vida” en el Colegio de Ingenieros.

“Desde ya, como uno de los disertantes que pudo facilitar dicha actividad, me siento muy honrado de haber sido recibido en la ciudad de Bahía Blanca por personas con muchas inquietudes profundas, ganas de superarse, de ser mejor persona; elementos fundamentales para estudiar logosofía”, destacó Netri.

“Estudio logosofía hace 7 años, y puedo afirmar desde la experiencia personal, que el estudio de dicha ciencia fomenta una cultura mejor y enriquece considerablemente la vida de cada persona”, agregó.

Por su lado, Daniel Manzor, contó que en todos estos años, fue ampliándose el número de personas que se van de las conferencias con muchas reflexiones e inquietudes para seguir profundizando.

“Todas las instituciones han ido abriendo sus puertas a la Fundación Logosófica y nosotros agradecemos profundamente las oportunidades brindadas y siempre damos un poco más, siempre hay algo más para compartir. Surgió  un vínculo muy positivo entre el público, las instituciones bahienses y la Fundación Logosófica”, contó Manzor.

“El ser se manifiesta cuando es libre en función de lo que piensa o siente, en consecuencia, si uno empieza a cambiar los pensamientos que porta (gracias a los conocimientos logosóficos que permiten identificar seleccionar, crear y descartar pensamientos), a eliminar los que considera negativos (prejuicios, deficiencias, propensiones, etc.) y a generar nuevos pensamientos, más virtuosos y si uno tiene la posibilidad de fortalecer sus sentimientos, empieza cada día a tener una coherencia mayor entre el sentir o pensar, con el decir y con el hacer. Con lo cual uno siente una felicidad interna muy grata al poder ir comprobando que va realizando cambios internos y avanzando en el proceso de evolución consciente”, explicó.

Manzor concluyó que con el estudio de la logosofía se logran reducir los conflictos con uno mismo y con el entorno, ampliando la tolerancia, la paciencia y la alegría, siendo estos los primeros síntomas de cambios evidentes para los que observan a uno en el diario vivir.

El creador de la logosofía tuvo una producción literaria vasta: 21 libros, 2 revistas y un diario, dio numerosas conferencias en Argentina, Brasil y Uruguay, con el objetivo de explicar y difundir los conocimientos logosóficos. Luchó y consagró su vida a brindar generosamente a la humanidad sus conocimientos.

González Pecotche  dio vida a la Fundación Logosófica, entidad civil sin fines de lucro, políticos o religiosos, la cual presidió hasta su fallecimiento.

Su estudio y práctica se desarrolla en cientos de instituciones educativas, en más de 20 países.

La Fundación además cuenta en Uruguay, Brasil y Argentina, con Colegios Logosóficos que cubren los tres niveles educativos, en donde se aplica la pedagogía logosófica que enseña a los niños y adolescentes a forjar un mundo más humano a partir de sí mismos.

Inscribite acá